El camarote del almirante

Bienvenido a mi camarote, tomad asiento. Me presentaré. Aunque evidentemente Goyix es un nick o un seudónimo como se decía antes, resulta muy útil para no revelar la identidad en estos mares tan revueltos y traicioneros de Internet. Tampoco soy realmente un almirante pero os puedo contar sin embargo que soy un licenciado en Geografía con su consiguiente visión “pervertida”, en alguna de mis entradas sobre viajes podréis comprobarlo.

Un visión del mundo

Afortunadamente mis estudios me dieron una inquietud y una amplitud de visión que otras disciplinas no tienen, por esa razón no estudie Historia además de porque esta última es mi entretenimiento y no quiero que sea mi obligación. No obstante la Historia siempre me apasionó, pues es la mejor de las novelas o historias de ciencia ficción, es real y nunca deja de sorprenderte. La Historia de España es realmente prolífica en este sentido unas veces por dejadez y pusilanimidad española, otras por el manto de falsedades emitidas por la historiografía inglesa, y otras simplemente por la tremenda extensión de nuestro pasado. Especialmente injusto me parece el trato que se le ha dado a la marina española del siglo XVIII que en clara inferioridad puso contra las cuerdas más de una vez a la británica. Todo esto y lo cautivador del mar explican mi afición por la Historia naval española.

Haciendo patria

Bueno aparte de esta disertación sobre mis apetencias intelectuales, tengo una especial predilección sobre los que nos intentan mangonear a su antojo. Así es como acabe formando parte de la Asociación de Internautas que defendían sin ayudas cosas como nuestro derecho a no ser considerados delincuentes preventivamente (canon), privacidad de nuestras comunicaciones o la simple libertad de expresión (LSSI) frente a políticos y organizaciones como la SGAE. Es decir defienden derechos básicos en cualquier país que se considere libre y democrático, y que ningún organismo ni juzgado a salido a defender. Por ello esta asociación tiene un par de querellas para hacerla desaparecer, ahí fue cuando me asocie por primera y única vez en mi vida, para intentar hacer por fin algo útil.

Asociación de Internautas

Otro sufrido placer que llevo a cabo en cuanto puedo es viajar. Quizás lo hago para poner en marcha mi visión “pervertida” del mundo pero creo que es algo que te hace crecer no sólo por el hecho de ver cosas distintas sino por que uno se vale y hace lo que sea en vete a saber donde. Aunque especialmente importante fue mi viaje a Japón, los destinos en los que he estado y me acuerdo empezando por el fin del mundo son Ushuaia, El Calafate, Iguazú, Buenos Aires, Rio de Janeiro, Lisboa, Oporto, Donosti, Zarautz, Pasajes, Lerida, Barcelona, Zaragoza, Teruel, Albarracín, Jerez de los Caballeros, Villarrobledo, Tembleque, San Clemente, Toledo, Madrid, Segovia, Burgos, Soria, Granada, Málaga, Rincón de la Victoria, Jaén, Gijón, Cangas de Onís, Cudillero, Avilés, Ribadesella, Covadonga, Lanzarote, Londres, Portsmouth, Edimburgo, Nueva Orleans, Covington, Abita Springs, Mobile, Pensacola, Panama City, San Agustín, Daytona, Cabo Cañaberal, Orlando, Tokyo, Kyoto, Osaka, Himeji, Okayama, Nara, Marrakech, París, Versalles, Toulouse, Münster, Dortmund, Berlín, Postdam, Frankfurt, Graz, Ámsterdam, Bruselas, Brujas, Gante, Amberes, Oslo, Cracovia, Praga, Palermo, Gangi, Petralia Sottana y la capital del mundo hasta hace muy poco, Roma. Seguramente me olvido de alguno y planeo ya otros.

El dominio del samurai

Me queda explicar el porque de esta web, blog, navío o lo que sea donde escribo estas líneas. El asunto empezó por una necesidad donde tener a buen recaudo pero publicados artículos y vídeos que había hecho para otras webs. Es decir un lugar donde tener todo recopilado. Por otro lado mi inquietud frente a ciertas cosas hacía que no pudiera callarme mis opiniones que en los sitios que frecuento no estarían bien vistas, no porque hubiera censura sino porque se montarían trifulcas desagradables. Necesitaba mi propio espacio para decir lo que me viniera en gana y poner a parir a tanto hijo de perra que anda suelto por el mundo. Como veis es una especie de refugio, de lugar donde ponerse a salvo, donde guardar las cosas, una guarida en la que mi ideal sería un navío. De ahí el nombre del mismo: “El Guarida de Goyix“. Y así se hizo al mar de bits inicialmente, y poco a poco fue creciendo, ampliando sus miras, y cañoneando a los bellacos desde el año 2006.

Así no, poned la dirección y llegará

Si tenéis alguna consulta, opinión o pregunta capciosa siempre podéis hacer un comentario en las entradas correspondientes. No obstante si queréis contactar conmigo de otra forma, tenéis la opción de meter un mensaje en una botella y arrojarla al océano:

Vuestro nombre (obligatorio)

Vuestro correo (obligatorio)

¿Qué tripa se os ha roto?

Hablad

No dudéis que llegará o será recogida por mis fieles marinos, en El Guarida nada pasa desapercibido para mi.

Siempre a vuestros pies su más humilde servidor,

don Goyix de Salduero

 

PREMIOSAPOYO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Check Our FeedVisit Us On YoutubeVisit Us On TwitterVisit Us On Google Plus