Real fábrica de artillería La Cavada

La primera industria siderúrgica que apareció en el país, la que durante más de dos siglos fabricó cañones que atronaron a los enemigos de España en nombre de Su Católica Majestad. Pocas fábricas han pervivido tanto, lo cual nos habla de su importancia para el mantenimiento de un Imperio que a su vez protegía celosamente los secretos que albergaban las instalaciones de La Cavada. Desde 1627 produjo piezas de uso comercial o industrial, centenares de miles de balas de todos los calibres y como no podía ser de otra manera, cañones, ¡26000 cañones! Hoy sólo queda el Museo de la Real Fábrica de Artillería de La Cavada y su Asociación Amigos para recordarnos lo que fue toda una realidad de proceso productivo más propio de la revolución industrial:

Como veis el mantenimiento de una maquinaria de guerra pujante requería de una serie de condiciones naturales, el sacrificio de parte de ellas y un enorme esfuerzo tanto monetario como humano para la época. Y es que en aquellos fuertes costeros y Real Armada se reflejaban los últimos adelantos tecnológicos del momento, eran las joyas de la Corona, valían un Imperio.

Comments are closed.